child-865116_1920

La intervención educativa: una útil herramienta del docente

La educación es una rama desde la que se pueden adquirir múltiples herramientas y aplicar diferentes estrategias para ayudar al alumnado. La intervención educativa es una de esas herramientas. ¿Sabes en qué consiste y en qué ámbitos puede ser útil su aplicación?

Desde Novapro nos preocupamos por la formación constante del profesorado y ofrecemos diferentes cursos para que puedas profundizar más y te especialices, por ejemplo, en intervención educativa para el uso de las TIC.

¿Qué es la intervención educativa?

La intervención educativa es una respuesta académica que pretende ayudar a un alumno a mejorar en áreas como la lectura o las matemáticas. La intervención educativa hace hincapié en la formación integral del niño, buscando potenciar su autonomía, favoreciendo la formación de un espíritu crítico, desarrollando su capacidad para expresarse y participar en la vida social para, en definitiva, dinamizar el potencial de cada individuo.

Se entiende como intervención educativa, por tanto, todo acto reflexionado y planeado con bases metodológicas y organizado para que el alumno aprenda y, sobre todo, sea capaz de poner en práctica los conocimientos adquiridos a través de la intervención.

Características de la intervención educativa

En la intervención educativa se investigan las problemáticas para actuar con un objetivo a través de estrategias y herramientas que buscan una solución posible. Se trata de realizar un plan de mejora siguiendo las fases y creando estrategias que se llevarán a cabo en el programa o proyecto en el que se intervendrá.

Para realizar intervenciones educativas satisfactorias, es importante conocer cuáles son sus características principales:

  • Intencionales: Dirigidas a intervenir frente a dificultades concretas.
  • Concretas y limitadas: Las intervenciones educativas duran un tiempo determinado.
  • Flexibles: El interventor debe ser capaz de adaptar la intervención educativa a los cambios que sean necesarios derivados de imprevistos.
  • Individualizadas y personalizadas: Las intervenciones educativas deben incluir estrategias que incorporen acciones educativas concretas que se adapten a las necesidades de cada estudiante para que resulten efectivas.
  • Supervisión y evaluación: Permiten la supervisión y el seguimiento del desarrollo de la intervención por parte, tanto de los padres como del centro educativo.

Fundamentos y principios en los que se basa la intervención educativa

Ahora que ya conocemos algunas de las principales características de la intervención educativa, conviene saber también cuáles son los principios y fundamentos más importantes en los que se basa:

  • Aprendizaje cooperativo y constructivo.
  • Clima educativo como elemento facilitador del crecimiento personal del alumno.
  • Desarrollo del autoconcepto y de la autoestima.
  • Desarrollo integral del alumno y sus capacidades.
  • Tratamiento de la diversidad.

El papel del docente durante la intervención educativa

El docente o interventor es una de las piezas fundamentales para el éxito de la intervención educativa. De su capacidad de observación, planificación y posterior evaluación dependerá que las estrategias que se decidan implantar den los resultados esperados o no. Por ello, es muy importante conocer cuál es el papel del docente en todo el proceso y cómo debe actuar.

Lo primero que debe tener en cuenta el docente es que el objetivo de toda intervención educativa es lograr el desarrollo integral del alumno a través de la educación, ayudando a los niños con sus dificultades a través de programas o pasos específicos.

Para ello, el docente deberá ser capaz de captar las dificultades que ofrecen sus alumnos, atendiendo siempre a la diversidad de ritmos de aprendizaje que se presentan en las aulas. El docente deberá desarrollar la escucha activa y ejercer una observación directa para detectar las necesidades de sus alumnos.

El docente deberá acompañar durante toda la intervención educativa al alumno, atento a posibles cambios que sean necesarios realizar y elaborando evaluaciones periódicas que permitan un correcto seguimiento y monitorización de los resultados. Será fundamental, para toda la implementación y desarrollo de la intervención educativa que el docente tenga nociones y conceptos claros relacionados con la pedagogía.

Pasos para llevar a cabo una intervención educativa

Como hemos visto, una de las claves para llevar a cabo una intervención educativa efectiva, es atender primero a la diversidad de ritmos de aprendizaje, capacidades, formas de relación, escalas de valores, etc. Por ello, lo primero que se debe hacer es partir de una evaluación previa para detectar las dificultades sobre las que actuar.

Lo siguiente que debe hacer el docente es planificar un proyecto con el fin de producir un cambio. Para ello es necesario tener claro y pensar qué es lo que se quiere enseñar, los objetivos que se perseguirán con la intervención educativa, los contenidos que se trabajarán y las actividades a través de las cuales se hará, cuál será la metodología a seguir, cómo y cuándo se implementará y de qué manera se va a evaluar.

Toda esta planificación debe realizarse en función del alumnado objetivo de la intervención educativa. Por ello, las actividades que se planteen deben estar siempre pensadas y adaptadas, buscando siempre, de esta manera, lograr los objetivos planteados con conceptos útiles y significativos para el alumno.

Una vez finalizado el desarrollo de la intervención educativa, el docente debe evaluar los resultados comprobando, de esta manera, si se han cumplido los objetivos planteados, si ha resultado efectiva y si será necesario una nueva intervención para seguir trabajando o mejorar otros aspectos.

Diferencias entre la intervención educativa y otras herramientas

A menudo se pueden ver otros conceptos educativos o pedagógicos mezclados con la intervención educativa. Sin embargo, es importante aclarar las dudas que puedan surgir al respecto y mostrar las diferencias entre unos conceptos y otros.

Uno de los casos más frecuentes es confundir intervención educativa con intervención conductual. En el caso de la intervención educativa, los esfuerzos se enfocan en lo académico, mientras que en la conductual se centrarán en pautas de comportamiento, conductas sociales, etc.

También es frecuente confundir intervención educativa con estrategias educativas. Por eso debemos tener claro que una intervención puede incluir estrategias, pero no todas las estrategias son intervenciones. Mientras que la intervención educativa es formal y se dirige a una necesidad conocida y supervisada, las estrategias pueden ser informales y no siempre se les da un seguimiento.

Si la intervención educativa es una herramienta sobre la que quieras profundizar, no dudes en consultarnos. Desde Novapro estaremos encantados de asesorarte y acompañarte durante todo el proceso de formación para que adquieras todas las destrezas necesarias tanto en Educación Primaria como en Infantil, para ser un gran docente.

Cómo elaborar un plan de intervención educativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close My Cart
Close Wishlist

Close
Navigation
Categorías
Abrir chat
¿Hablamos?
👋 Hola.
¿Necesitas ayuda o información?
Chatea con nosotros por Whatsapp.